DERRAMES OCULARES–PORQUE OCURREN?

¿Qué es la conjuntiva ocular?

La conjuntiva ocular es una membrana muy fina que recubre el ojo y que puede describirse como una especie de tela transparente, elástica y muy fina que cubre la esclerótica, que es la parte blanca de los ojos.

El correcto estado de la conjuntiva es muy importantes para garantizar la buena salud de nuestros ojos, puesto que los protege y, además, se ocupa de lubricar la zona corneal. Las hemorragias tienen lugar cuando uno o varios de los vasos sanguíneos que contiene esa fina capa de tejido se rompen, lo cual ocasiona la aparición de manchas rojas.
Síntomas del derrame ocular

No suele tener más síntomas que, tal como hemos comentado, la aparición de manchas rojas en la conjuntiva. En casos excepcionales, dichas manchas van acompañadas de leves molestias como sensación de cuerpo extraño o irritación.

Derrames oculares: causas

Las causas por las que puede aparecer un derrame de este tipo son bastante variadas, pero generalmente se deben a:
Aumentos bruscos de la presión sanguínea provocados por estornudos o toses fuertes.
Golpes o traumatismos en el ojo. No hace falta que sean demasiado fuertes, ya que incluso el mero hecho de frotarse los ojos enérgicamente puede desencadenar estos pequeños derrames.
Ingesta de medicamentos con capacidad para alterar la coagulación sanguínea.
De forma menos frecuente, estos derrames tienen su origen en hipertensión arterial o diabetes mellitus.

Pronóstico y tratamiento de los derrames oculares

Loading...

Queremos remarcar que no nos debemos preocupar demasiado por un derrame ocular puesto que, a pesar de que el color rojo de la esclerótica pueda resultar llamativo (y para algunas personas incluso muy preocupante), en realidad se trata de una circunstancia pasajera e inocua, la cual no reviste ninguna gravedad ni tiene por qué causar complicaciones adicionales. Dicho de otro modo, es muy improbable que un derrame ocular llegue a comprometer, por su carácter benigno y pasajero, nuestra salud ocular.

De hecho, en la inmensa mayoría de casos el derrame ocular se reabsorbe por sí mismo al poco tiempo (entre 8-10 días).

Es fundamental tener en cuenta que las hemorragias en la conjuntiva puedan aumentar de tamaño durante las horas posteriores a la aparición de las mismas. Aunque esto tampoco nos debe provocar ningún tipo de alarma, puesto que lo más normal es que terminen reabsorbiéndose en los plazos habituales.

Por su carácter inocuo y la ausencia de síntomas importantes más allá del llamativo color rojo en la conjuntiva esclerótica, y como mucho unas molestias en el ojo que pueden aliviarse fácilmente con el uso de unas simples lágrimas artificiales, no existen tratamientos estandarizados para los derrames oculares.

De todas formas, en el caso de sufrir un derrame de estas características, y sobre todo si tiende a repetirse periódicamente, sí que es recomendable revisarse a menudo la presión arterial, puesto que, como hemos visto, estos derrames pueden deberse a alguna irregularidad en este factor.

Un dato curioso:

A menudo se dice que los ojos son el espejo del alma, pero ¿hasta qué punto es cierta esta afirmación? Recientemente, una investigación de la universidad sueca de Orebro ha encontrado una relación entre el color de los ojos y ciertos rasgos de la personalidad, ya que, al parecer, son los mismos genes los que intervienen en la formación de los lóbulos frontales y en el color del iris. Descubre con este test qué dicen tus ojos de tu personalidad:


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/customer/www/saludinfos.com/public_html/wp-content/themes/flex-mag-edit/single.php on line 230

Most Popular

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

SALUDINFO © 2018

To Top