REMEDIOS NATURALES: CÓMO HACER PASTILLAS CASERAS CON PLANTAS.

 

A veces queremos tomar alguna planta que es en polvo, pero puede que no te guste disolverla en líquido por su sabor. Existen dispositivos para hacer cápsulas, pero no es muy frecuente tenerlos a mano.
En casa tomamos Reishi, que es un hongo que se utiliza como adaptógeno y para prevenir la alergia estacional (entre otras cosas). Siempre lo habíamos comprado en cápsulas, pero en Biocultura Valencia lo encontré en polvo bastante bien de precio.
Para tomarlo lo mezclábamos con el café, pero aporta mucho sabor y se queda bastante polvo en los posos. Por eso he decidido hacer esta receta para que sea más cómodo de tomar.

Se puede hacer con otras plantas que van en polvo como cúrcuma, canela, ajo, o incluso pulverizar la hierba que quieras bien fina con un molinillo de café.

Esto es una forma más de tomar remedios naturales; no pretende sustituir ninguna medicación o tratamiento. Es simplemente una alternativa más práctica a los productos en polvo, que son más engorrosos.
Y aunque ya tengo el aviso puesto en el blog, te recuerdo que debes informarte bien sobre las propiedades de la planta que quieras tomar y consultar con personal sanitario. Especialmente si tienes alguna patología o tomas medicación. Apelo a tu responsabilidad.

Como decimos en mi pueblo: ¡Coneixement!

Y dicho esto, empezamos.

– Sólo necesitamos la planta pulverizada en cuestión y miel.

Aviso: si lo haces con cúrcuma también necesitarás guantes. !No veas cómo mancha!
– Se trata de mezclar los ingredientes y hacer una pasta. Más o menos 1/4 de miel y 3/4 de planta, pero depende mucho de la miel.

La proporción depende de la textura de la miel. Luego puedes rectificar:
si está poco manejable pones más miel, si está muy líquido pones más polvo.

Loading...

Pasta –> Pastilla. ¿Lo habías pensado alguna vez?

– Ahora tienes que darles forma. Yo lo que hago son churros y luego los voy partiendo hasta que tengan un tamaño adecuado. Trabaja la masa sobre un plato con las manos muy bien limpias, y le vas echando polvo para que no se pegue todo al plato.

Mejor no hablamos de lo que parece…

Córtalo al tamaño que te resulte cómodo.

– En un plato limpio, pasa la mano por las pastillas en movimientos circulares, así las redondeas todas a la vez. En este punto puedes ir espolvoreándolas si aún están muy pegajosas.

– Y con algún utensilio -o con el dedo- aplastas las bolitas para que se sequen mejor.

Yo lo hice con el mango de la “zambomba” que utilicé en este post

– Extiéndelas sobre una servilleta y pon un colador encima (evitará que algún bicho se ponga encima) y deja secar en un lugar seco y a la sombra unos días. Si las dejas al sol se derretirá la miel. Se quedan secas, pero flexibles.

Entre tres y cinco días, depende del clima.

– Espolvorea un poco de polvo para que no se peguen entre sí y envasa en un tarro limpio y esterilizado. Etiqueta.

Y ya las tienes! Te recomiendo que hagas sólo las que vayas a utilizar. La miel es un gran conservante, pero piensa que este proceso es casero y por mucha higiene que tengas no es lo mismo que en un laboratorio.

Consérvalas en un lugar seco y oscuro.

Se toma la misma cantidad que tomarías en polvo.

¿Qué te ha parecido? Si tienes alguna duda o alguna propuesta, ya sabes que puedes dejarme tus comentarios sin problema, tanto aquí como en mis redes sociales.

¡Saludos!

Loading...

Most Popular

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

SALUDINFO © 2018

To Top