GARBANZOS CON BACALAO Y ESPINACAS

 

Ingredientes para hacer Garbanzos con Bacalao y Espinacas (para 4 personas):
§ 1 vaso y medio de garbanzos secos (sin remojar) (unos 300 gramos)
§ 300 gramos de bacalao desalado (ver al final de la receta como desalar bacalao)
§ 300 gramos de espinacas frescas (puedes encontrar bolsas con esta misma cantidad)
§ 2 tomates grandes (unos 500 gramos en total)
§ 2 cebollas medianas (unos 250 gramos cada una)
§ 1 zanahoria mediana
§ 1 cabeza de ajo más 2 dientes de ajo
§ 6 cucharadas de aceite de oliva (unos 60 ml)
§ 1 cucharada pequeña de pimentón dulce
§ 1/3 de una cucharada pequeña de comino molido
§ 3 clavos de olor (esto es una especia)
§ 2 hojas de laurel
§ sal
§ agua
Receta para hacer Garbanzos con Bacalao y Espinacas (para cuatro personas):
1. Lo primero es poner los garbanzos en remojo la noche antes (deben estar entre 10-12 horas en remojo) para que se pongan gordos y un poco más blandos. Ten en cuenta que los garbanzos doblan aproximadamente su peso tras este remojo, así que si en vez de garbanzos secos empiezas las receta con garbanzos remojados necesitarás el doble de la cantidad marcada (en este caso serían unos 600 gramos de garbanzos remojados).
2. Cuando estén los garbanzos remojados podemos empezar la receta. Escurre los garbanzos y ponlos en una olla con un litro de agua (4 vasos de agua). Pela la cebolla y clávale los clavos de olor. Pela la zanahoria y quítale la piel externa a la cabeza de ajos. Pon en la olla junto a los garbanzos la cebolla con los clavos, la zanahoria, 1 hoja de laurel y la cabeza de ajo. Pon a fuego medio-alto.
3. Mientras se van cociendo los garbanzos vamos a preparar el sofrito de nuestro potaje de vigilia. Pela la otra cebolla y pícala bien fina. Pela los 2 dientes de ajo y pícalos finamente. Coge una sartén grande (después añadiremos las espinacas así que no nos vale una sartén pequeña) y pon el aceite a calentar a fuego medio. Añade a la sartén 1 hoja de laurel y la cebolla. Cuando la cebolla esté transparente añade el ajo.
4. Mientras se sofríen ajo y cebolla tenemos que pelar los tomates y quitarles las semillas. Luego picamos los tomates muy, muy finamente. Cuando ajo y cebolla estén listos añadiremos el pimentón y el tomate a la sartén y sofreiremos durante unos 10-15 minutos hasta que el tomate pierda el sabor a crudo.
5. A continuación añade las espinacas a la sartén (si no te caben todas a la vez mejor añade la mitad, deja que bajen de volumen y añade el resto). Saltea durante un par de minutos y reserva todo.
6. Ahora toca esperar que los garbanzos estén tiernos. Vigila que no se queden sin agua. Los garbanzos deben estar siempre cubiertos por un poquito de agua (uno o dos dedos). Cuando los garbanzos estén tiernos retira las verduras (cebolla, zanahoria y cabeza de ajo) escurre el agua en un cacharro (hay que reservar el agua por si nos hace falta más adelante). Añade a los garbanzos el sofrito que hemos preparado (cebolla, ajo, tomate y espinacas). Remueve bien y si queda muy espeso añade un poco del agua de las cocción de los garbanzos que tienes reservada.
7. Pon al fuego y añade el comino y el bacalao desalado desmigado o cortado en trozos del tamaño que más te guste. Mezcla con cuidado (mejor hacer un movimiento de vaivén con la olla) para que no se desmorone el bacalao. Deja al fuego unos minutos hasta que el bacalao esté cocinado (se cocina muy pronto).
8. Es el momento de probar de sal, ten en cuenta que el bacalao aporta una buena cantidad de sal. Si es necesario ajusta añadiendo un poco más de sal y listo. Fuera de la cocina y a comer!!!!!
A comer:
Si usas bacalao ya desalado te ahorrarás el tener que poner el bacalao en remojo, pero francamente el sabor no es el mismo, resulta más suave pero también un poco menos auténtico. Mi consejo es que compres bacalao salado y lo desales tu en casa.
Para desalar bacalao simplemente tienes que meter el bacalao salado en un cacharro con agua y guardarlo en la nevera. Tendrás que cambiarle el agua cada 8 o 12 horas y el bacalao tendrá que estar en remojo entre 24 y 48 horas dependiendo del punto de sal que quieras dejarle al bacalao y del grosor de éste. Si usas bacalao salado en migas se desalará antes (24 horas) si usas lomos gruesos necesitará más tiempo (48 horas). En caso de duda mejor pasarse de tiempo (no más de 48 horas) que dejar el bacalao salado y estropear el potaje.
Este es un potaje que lleva muy poco caldo, por eso controlamos constantemente el nivel de agua de los garbanzos para que el sabor quede más concentrado.
Si no tienes espinacas frescas puedes usar espinacas congeladas. En este caso puedes descongelarlas y seguir la receta (añadiéndolas luego al sofrito) o añadirlas directamente congeladas a los garbanzos cuando estos estén tiernos.
Si decides cambiar las espinacas del potaje por acelgas ten en cuenta que el tallo de estas últimas es más duro y necesita más cocción. Mi consejo es que si usas acelgas es mejor ponerlas directamente en la olla con los garbanzos (cuando estos lleven un buen rato de cocción) y no añadirlas al sofrito.
Tomate tu tiempo en picar muy bien la cebolla, el ajo y sobre todo el tomate, así conseguirás que luego desaparezcan en el potaje entregando todo su sabor.

PARA CONTINUAR, VER LA PRÓXIMA PÁGINA (CLIC EN EL SIGUIENTE BOTÓN AZUL ABAJO)

advertising
Loading...

Most Popular

Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem?

Temporibus autem quibusdam et aut officiis debitis aut rerum necessitatibus saepe eveniet.

SALUDINFO © 2018

To Top